Club de Música: Jan Johansson

Esta cita estaba marcada en mi calendario. “Jazz sueco en la biblioteca de música de Odense”. Jazz sueco, pensé, por fuerza algo aprenderé. Hablé con la bibliotecaria, siempre tan amable esta señora. ¿Tienes entrada? No la he conseguido imprimir, no sé qué he hecho. Pero si puede ayudarme, se lo agradecería. Dios mío, hablo en danés y por fin me entienden.

Ha imprimido la entrada y me ha reconocido de la última vez, soy la periodista de la propuesta de una charla sobre música española. ¿Lo ves? No solo me recuerda sino que la idea prospera. Aún faltaba un rato, volví al centro HCA a seguir tomando fotos. A la hora, regreso puntual. La biblioteca está en el mismo edificio de la estación de tren. En mi ciudad natal, también hago el mismo camino, los dos lugares quedan cerca de Los Jardinillos. Nostalgias.

A las seis y media abro la puerta. No había nadie todavía en el Club de Música. Pero del despacho llega una persona que nada más verla me ha caído bien. Y es que se ha presentado diciendo, bienvenida, no es una conferencia, solo una charla. Estoy preparando café, ponte cómoda mientras llegan los demás.

En ese entretiempo he vuelto a la sección de música española, mis sospechas se confirman. La estantería ofrece casi exclusivamente discos de flamenco. Lo cual está muy bien, pero he pensado ampliar y proponer una charla, como un viaje a través de nuestras regiones, en danés, por supuesto. Qué sé yo, Kepa Junkera, así suena Irikaitz. Esto es Radio Tarifa, así suena Ceuta. No cortemos las raíces.

Llegan los demás invitados. Mads, nuestro anfitrión, comienza ofreciendo café y vino. La música se acompaña de estos sabores, dice. Cómo no nos va a caer bien. Y añade: no tengo mucho conocimiento de Jan Johansson, si vosotros sabéis más que yo, por favor aportad.

El primer vinilo. Escuchamos pura melancolía. Jan Johansson – “Visa från Utanmyra”.

¿Cuándo se introdujo el jazz en los países escandinavos? Al mismo tiempo que las corrientes culturales experimentales que llegaban de EEUU a principios del siglo XX. Pero era demasiado alegre. En contacto con nuestra atmósfera, se vuelve melancólico, dice Mads.

Me hace gracia esta afirmación tan clara sobre lo “melancólico nórdico”. No solo conduce la charla, es intercambio. Y este modo de comunicar, si algo he aprendido en estos viajes al Norte, sí es un rasgo muy nórdico.

Siguiente punto. La discusión se sitúa en definir qué es jazz. Mads sugiere, que jazz es improvisar. Y en concreto, jazz escandinavo, estoy a punto de entender, se trata sobre improvisar con el humor de la melancolía. Qué barbaridad acabo de decir. Pero es cierto. Todas estas músicas llevan a casa.

Mads ha cambiado de disco varias veces y acaba la sesión. Hemos aprendido un poco más sobre el arte de Jan Johansson, pianista sueco que suena así.

Para terminar me atrevo a hablar con otro de los invitados. No quiero irme sin saber a qué se refieren con “melancólico”, sospecho que el significado cambia según en qué punto cardinal de Europa nos encontramos. Tengo la buena suerte desde el miércoles que esta persona me está aportando sus referencias culturales. Las redes sociales y hablar de Corto Maltés, pura magia. Me ha recomendado también escuchar a Jakob Bro. Comparto, hagan click.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s